domingo, septiembre 12, 2010

Quiero creer que estoy volviendo (III)

Esta noche buscaba algo que leer, unas letras que me mecieran un poco en mi enésima encrucijada. Al final he ido a parar a mi propio blog. He elegido un mes al azar, a ver si me reconocía. El post se titulaba Quiero creer que estoy volviendo, por el poema, y me ha recordado una de mis últimas indecisiones, cuando no sabía si mudarme o no de ciudad, y ese traslado significaba muchas otras cosas. Nunca sabes muy bien si has acertado cada vez que eliges tu aventura pero creo que esa decisión fue más positiva que negativa. Ahora me enfrento a otra, que se va a decidir en las próximas 24 horas. Es una elección sentimental, y se me dan fatal. Para aclararme, he interrumpido la frase anterior y he mandado un mensaje: esto quiere decir que esto es un post en directo (al estilo Carol Blenk, pero con menos gracia) y que mi mensaje es un mensaje lanzado al mar. Aquí, las posibilidades de que se pierda en el camino no dependen de la inmensidad del océano ni de sus corrientes sino de mi gusto por lo críptico.
Mi mensaje ha sido:
¿Y cuál es el remedio?
Era una respuesta a otro mensaje de hace unas cuantas horas, que decía:
Bueno, lo tuyo tiene remedio
Después de eso, he terminado de trabajar, me he tomado dos cervezas, he dado un paseo en bici, me he comido un yogur en la cama y he encendido el ordenador buscando qué leer. Y súbitamente, sin pensarlo, he lanzado el mensaje. Ahora me voy a lavar los dientes y cuando vuelva, espero tener una respuesta. Si es satisfactoria, elegiré caminar, inventar y construir; si no lo es, me retiraré a los cuarteles de invierno (pero prometo volver a caminar, inventar y construir, o al menos intentarlo, en primavera). Ale, ahora vuelvo.
Pues nada. Mi mensaje embotellado navega sin rumbo. Post al borrador. Mañana sabré si estoy volviendo, o me estoy yendo...

...

Esto lo escribí hace diez días. Desde entonces, el post ha dormitado en el borrador. La respuesta, por caprichos técnicos, se perdió unas cuantas horas en un limbo invisible. Quizá fuera mejor así: admitir humildemente que no hay respuestas a todas las preguntas, y mucho menos respuestas eternas, y mucho menos respuestas eternas a preguntas eternas. He intentado hacer trampas con esa ecuación que separa libertad de seguridad. ¡Qué estúpida! ¿Cómo he podido olvidar, siquiera por un instante, que siempre escogeré la libertad de equivocarme?
Dentro de dos horas empezará mi cumpleaños. Hace un año, volaba de vuelta entre México y Atlanta. Esta vez he decidido que la medianoche la pasaré sola, en el coche, recorriendo los siete kilómetros que separan a tres de las personas que más quiero en el mundo. Me apetece, en ese pequeño momento mágico, estar llegando a alguna parte, y no permanecer en un sitio, porque sé que la vida es eso, ese viaje, y no quiero necesitar estratagemas para sepultar el temor a la incertidumbre.
Por si no queda claro: vuelvo. Vuelvo feliz.

6 Comments:

Blogger ybris said...

Saber si hemos acertado cuando intentamos salir de la duda es siempre motivo de reflexión.
Lo mismo cuando dudamos de si vamos a acertar.
Quizás un mensaje ayude a aclararse, desde luego.
Aunque dudemos de cual es el remedio.
No es mala solución el aceptar la libertad de equivocarnos.
Disfruta de tu cumpleaños.
Me alegra que vuelvas y que no dejes de sentir la necesidad de viajar.

Felicidades y besos.

4:36 a. m.  
Blogger Carol Blenk said...

Eso es, "no hay respuestas a todas las preguntas" así que más vale no preocuparse demasiado. Al final, el destino/azar/casualidad o como lo quieras llamar va a realizar su trabajo sin que nosotros podamos intervenir demasiado. Bueno, o eso pienso yo, lo más seguro es que me equivoque en el planteamiento.

Me alegra saber de ti, Holden. Y más todavía saber que has vuelto. Ya sabes que tu blog es de los primeros que descubrí y uno de los que más me gustan. Y que siempre te sigo la pista ;)

Espero que hayas pasado un buen cumpleaños en compañía de las personas que aprecias.

Un abrazo enorme, guapa.

PD: Ah, y escribe más "posts en directo", por favor!

3:07 p. m.  
Blogger eme said...

welcome... siempre se acierta, aunque uno se equivoque ;) nos vemos en nada y nos tomaremos esas cervezas -o copas- que nos debemos. besos, amor

6:01 p. m.  
Blogger Beatriz said...

Bueno... pués pasaba por aqui, en uno de esos momentos que me dejo perder por internet y me he interesado por tu entrada...
en fin... que te envio un saludo, te deseo buen viaje y feliz cumpleaños

8:03 p. m.  
Blogger René said...

igual vuelves para cuando haya pasado el año, ya.
Si no, querías creerlo, pero de momento va siendo que no eh? :)

7:01 p. m.  
Blogger Uno que mira said...

Quiero creer que no te has ido

6:20 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home