sábado, mayo 15, 2010

Llegar lejos en la vida

(Escrito en mi otra vida; válido para las dos)

Hay días en las que una apuntaría en un post-it como asunto inaplazable: mudarse a otro mundo. Los ingenuos nunca acabamos de caernos del guindo: ese árbol debe ser altísimo, porque no terminas de llegar al suelo. Siempre pienso que sería mejor estrellarse una vez del todo, y no estar golpeándose leve pero constantemente por cada nuevo disgusto. Esta semana en la que se agotan los adjetivos y se desnuda la broma pesada en la que se ha convertido el orden económico mundial, es difícil no oscilar entre la depresión y la amargura, dos estados poco aconsejables. Es entonces cuando el instinto del ingenuo se pone a trabajar y se pregunta: ¿Qué nos salva? No sé a ustedes; a mí, los momentos luminosos. Tuve uno, no hace muchas semanas. Estaba en Berlín, era un lunes a medianoche, y acababa de enterarme de que un volcán no me permitiría coger el vuelo de vuelta al día siguiente. La ansiedad por el retraso y los problemas de logística me provocó insomnio y me puse a leer la novela que se había llevado mi compañero de viaje (yo ya había agotado mis provisiones literarias). Hacia el final de Los Baldrich, el narrador expresaba una idea que, a las cuatro de la madrugada, en ese hotel que imitaba la estética soviética, me pareció reveladora: "He llegado lejos en la vida porque sé lo que es una familia y quiénes son mis amigos". A la luz de esa frase, pensar que vivo entre comisionistas, presidentes de gobiernos y banqueros -que no tienen ni idea de lo que significa llegar lejos en la vida- se hace un poco menos insoportable. Al menos por hoy, el post-it se queda vacío.

7 Comments:

Blogger Uno que mira said...

La crisis de valores de la que nadie habla, aunque a veces quiero creer (mira hasta donde llega mi guindo) que los políticos sí saben qué es una familia y quiénes son sus amigos. Y que les mueve la vocación de servicio, y que nadie valora verdaderamente su sacrificio, el tiempo que emplean lejos de los suyos, tratando de sacar adelante un país lleno de gente sin poder ni alimentar a los suyos.

Y en el fondo es eso, un momento de iluminación que trae consciencia y conciencia y nos revela lo importante.

Me alegro siempre tanto cuando escribes.

Un beso.

6:17 p. m.  
Blogger Humo said...

los momentos luminosos. Claro que sí. Eso es exactamente, señorita Holden, lo que me salva. El próximo que tenga, te lo dedicaré. Pero te tomo prestado el tuyo, en ese hotel postsoviético en el que sospecho que yo también me he alojado. Gracias por recordarme que hay vida más allá de mi próximo examen de oposiciones, again and again. Yo me entiendo.

7:50 p. m.  
Blogger ybris said...

Seguro que la vida misma nos proporciona siempre ocasiones de trasladarse a otro mundo.
A ti te ha sucedido con sólo considerar quienes es tu familia y quienes tus amigos.
Yo tengo claro, como tú, que mi mundo anda lejos de esa broma pesada en que se ha convertido el orden económico mundial (el oficial).
Afortunadamente siempre hay quien sabe de otros valores más dignos.

Besos.

3:04 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

y un currywurst!!

5:31 p. m.  
Anonymous Israeliko said...

Quizá es que existen guindos de altura incalculable, Uno que mira.

Yo no sé cómo hacer para que mi mundo ande lejos de esa broma pesada en que se ha convertido el orden económico mundial.

Los momentos luminosos dan sentido a tantas cosas... Son chispazos de color es un entorno general gris y nauseabundo. Y algo me dice que debería ser la proporción inversa.

Escribe más (aquí), Holden...

12:54 a. m.  
Blogger Como te digo una Co te digo la O said...

Esperando ver pronto tus post-it también en este otro mundo.

Un beso

5:12 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Buenas tardes, hemos encontrado su Web en Google y nos gustaría proponerles un intercambio de enlace (texto). Nos beneficiaría a ambos, mejorando nuestra posición en todos los motores de búsqueda.

También aprovechamos para ofrecerle nuestros servicios como estudio creativo (diseño web, gráfico, impresión y vídeo).

Agradecemos su tiempo y disculpen las molestias.

Miguel Ángel R.C.
Responsable de marketing.
info@websmultimedia.com
Websmultimedia.com

10:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home