martes, septiembre 20, 2011

La llave del vacío

Ayer vi la última película del cineasta británico Terence Davies. Me dejó un poco fría, pero él me sigue encantando. Es tan franco acerca de sus alegrías y torturas íntimas que me desarma. Le escuché por primera vez hace tres años y recuerdo muy bien su ramillete de confesiones. Como por ejemplo:
"Siempre he sentido que estoy fuera de la vida y que los demás tienen una llave que yo no tengo; sé que no la tienen, pero parece que la tienen".
¿Tenéis una llave? ¡Eh! ¡Contestad! :)
Si existe, desde luego, yo nunca la he localizado. O siempre me he equivocado de cerradura.
El día anterior fui a ver Take the waltz (ya veis que estoy en una de esas semanas en las que crees que las películas te hablan a ti). Aunque tiene un principio muy ñoño (hasta para mí, que soy una sentimental irredenta) me acabó gustando la película, sobre todo por una frase que le dice su (ex)cuñada alcohólica a la protagonista:
"Eres más estúpida que yo. La vida tiene un vacío y hay que aceptarlo y no ponerse a rellenarlo como una loca" (o algo así).
Yo no sé si intento rellenarlo, pero ese vacío (que existe, es verdad, en la materia de la vida) me aturde bastante. ¿Los demás no lo ven? ¿No lo sienten? ¿Lo llenan con amor? ¿Con hijos? ¿Con cursos de tai chi? ¿Con la tele?
Así estoy: en mitad de un vacío, que conecta en estos instantes con la oquedad angustiosa de mi estómago, buscando una llave que no existe de una cerradura que no me corresponde.
Mañana vuelvo al cine.

2 Comments:

Blogger René said...

No, no tengo la llave, y sí, el vacío existe.
Encontrar la llave y rellenar el vacío lo intenté durante años.
Pero yo a lo mejor soy una de esas personas que sí que lo había dejado claro, ¿o no?

(tiene usted un mensaje de mi parte en una Red Social que compartimos)

8:55 a. m.  
Blogger libertad said...

Tus post siempre me desarmana. Llegan, ahí, justo donde tienen que llegar.
Yo no tengo tampoco la llave, pero además, si la tuve alguna vez, la debí perder hace mucho tiempo. Y ni idea de su paradero.
Un beso

3:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home