domingo, noviembre 23, 2008

Unwritten

Me muero de hambre, pero he dejado a medias porque el sandwich de vegetables (?) es sencillamente intragable. Son casi las once y media de la noche, y es la sexta noche consecutiva en la que sigo en la oficina a estas horas. Esto debería ser un correo electrónico, pero no he podido empezar a escribir hasta que no he abierto este post. Escucho Ophelia , me refugio en un párrafo bondadoso de Auster y tengo tantas ganas de desaparecer como de ser más visible que nunca.
Esto empecé a escribirlo hace un mes, el 18 de octubre, pero se quedó en un borrador. Hoy podría suscribir estas palabras -aunque algo ha mejorado mucho, porque en vez de un sandwich he cenado un risotto casero-, como si no hubiera pasado nada, pero es curioso, porque tengo la sensación de que sí me están pasando cosas, muchas acontecimientos imperceptibles e inmensos, todas las horas. Momentos en los que pienso que debo bajarme de ese coche azul y volver a casa. Momentos en los que siento una felicidad inverosímil, que se parece a una calma contigo y con el mundo. Mañana hace tres años que empecé en mi trabajo actual. Nunca había durado tanto en ningún sitio. En este tiempo me he mudado tres veces. Ha habido sexo y amor y lágrimas. He pensado en dejarlo todo. He pensado en quedarme siempre aquí. He aprendido, me he equivocado tanto. He perfeccionado mis masajes y mis conversaciones. He sido tan torpe, tan tonta, tan débil. Tan fuerte, tan valiente, tan torpe (eso no cambia). Pese a las asfixias cotidianas, no se me ha olvidado vivir y creo que la vida es algo tan simple y tan complejo como elegir quedarse una noche más.

4 Comments:

Blogger Uno que mira said...

Pequeñas conquistas.
Se aprende a vivir de los errores.
Se puede trabajar con alegría.
Te abrazaría. Con palabras o con los brazos te abrazaría ahora, en este instante que es nunca.
En esta distancia.
Para que sientas que nunca estás sola.
O dicho de otro modo; para que sientas que tu soledad siempre está llena de compañía.

10:03 a. m.  
Blogger Holden said...

Hoy siento tus palabras como dos brazos poderosos.
Gracias.
Un beso

3:21 p. m.  
Blogger René said...

exacto

4:13 p. m.  
Blogger libertad said...

Una sonrisa de acogida, un abrazo que te reconforte. Un cierto regocijo porque has vivido.
Un abrazo enorme

8:06 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home